Header image  
100 años del último viaje  
line decor
  HOME  ::  
ESPA—OL ENGLISH FRAN«AIS
 
line decor
 
HOME HISTORIA EL SUPERVIVIENTE EL BARCO EL FARO EL MONUMENTO MEMORIAL CENTER ANTOINE CHANZY BIBLIOGRAFIA LINKS

 
large product photo 9 de Enero de 1910

Son las 13 horas. El Général Chanzy un correo de la Compagnie Générale Transatlantique sale del puerto de Marsella hacia Argel. El buque nunca llegará a su destino.

Esta página es un homenaje a sus víctimas y a todas las personas que han contribuido a mantener su recuerdo vivo durante estos 100 años.

 
Cuaderno de bitácora

“…La mayoría de los hombres se sienten muy orgullosos de su constancia, de la permanencia de sus propósitos. Son consecuentes como el acero de una brújula rota o enmohecida, y esto les parece una gran virtud. Saben a donde van, de donde vienen. Cada paso en el camino de la vida lo llevan contado y calculado. Si les escuchamos, nos dirán: «No nos detengamos a contemplar el mar o las estrellas; no hay que distraerse. El camino espera. Corremos el peligro de no llegar al fin».¡El fin! ¡Qué ilusión! No hay fin en la vida. El fin es un punto en el espacio y en el tiempo, no más trascendental que el punto precedente o el siguiente...”

“…La preocupación por conseguir un fin nos intranquiliza a todos los hombres, aun a los más desaprensivos, aun a los más indolentes...”

“…Realmente el mar nos aniquila y nos consume, agota nuestra fantasía y nuestra voluntad. Su infinita monotonía, sus infinitos cambios, su soledad inmensa nos arrastra a la contemplación.

Esas olas verdes, mansas, esas espumas blanquecinas donde se mece nuestra pupila, van como rozando nuestra alma, desgastando nuestra personalidad, hasta hacerla puramente contemplativa, hasta identificarla con la naturaleza.

Queremos comprender al mar, y no le comprendemos; queremos hallarle una razón, y no se la hallamos. Es un monstruo, una esfinge incomprensible; muerto es el laboratorio de la vida, inerte es la representación de la constante inquietud. Muchas veces sospechamos si habrá en él escondido algo como una lección; en momentos se figura uno haber descifrado su misterio; en otros, se nos escapa su enseñanza y se pierde en el reflejo de las olas y en el silbido del viento. Todos, sin saber por qué, suponemos al mar mujer, todos le dotamos de una personalidad instintiva y cambiante, enigmática y pérfida.

En la naturaleza, en los árboles y en las plantas, hay una vaga sombra de justicia y de bondad; en el mar, no: el mar nos sonríe, nos acaricia, nos amenaza, nos aplasta caprichosamente...”

Pío Baroja. “Las Inquietudes de Shanti Andia”

 

 
CONTACTO
Visitas

administrador@generalchanzy.com


 
 
       
Búsqueda personalizada